Download E-books Cuentos Completos (PENGUIN CLÁSICOS) PDF

Los mejores libros jamás escritos.

«En un texto se puede encontrar cualquier cosa si uno se coloca entre él y el espejo de su propia imaginación.»

Mark Twain afiló su narrativa y cimentó su éxito en el género del cuento. Sus relatos se caracterizan por unas tramas ingeniosas, una inventiva inagotable, unos personajes inolvidables, un genial sentido del humor y por su excepcional uso del lenguaje, que revela un vívido retrato de los angeles sociedad de su tiempo. Genio y figura, el propio Twain defendía así sus relatos: «Me gusta una buena historia bien contada. Por esa misma razón, a veces me veo obligado a contarlas yo mismo.»

Esta edición es l. a. más completa de los angeles narrativa breve de Twain. los angeles componen todas sus piezas cortas, sesenta textos magníficamente traducidos. Asimismo presenta una excelente y esclarecedora introducción de Charles Neider, reconocido como uno de los mejores especialistas en los angeles vida y los angeles obra de este coloso de las letras.

ENGLISH DESCRIPTION

The most sensible books ever written. “You can locate in a textual content no matter what you carry, should you will stand among it and the replicate of your imagination.” Mark Twain sharpened his narrative talents and laid the root for his luck within the brief tale genre.

His stories are characterised via inventive plots, unending inventiveness, unforgettable characters, a shrewdpermanent humorousness, and his unprecedented use of language, which unearths a shiny portrait of the society of his time. As Twain defended his storytelling: “I like an outstanding tale good advised. that's the reason i'm occasionally compelled to inform them myself.”

Show description

Read Online or Download Cuentos Completos (PENGUIN CLÁSICOS) PDF

Best American Literature books

Kayak Morning: Reflections on Love, Grief, and Small Boats

“There is certainly existence after demise, and Rosenblatt proves that surely. ”—USA TodayFrom Roger Rosenblatt, the bestselling writer of constructing Toast and until It strikes the Human middle, comes a poignant meditation at the nature of grief, the passages via it, the solace of solitude, and the therapeutic energy of affection.

The Portable Charles W. Chesnutt (Penguin Classics)

A suite from one in all our so much influential African American writers An icon of nineteenth-century American fiction, Charles W. Chesnutt, an incisive storyteller of the aftermath of slavery within the South, is generally credited with virtually single-handedly inaugurating the African American brief tale culture and was once the 1st African American novelist to accomplish nationwide serious acclaim.

The Columbia Companion to the Twentieth-Century American Short Story

Esteemed critic Blanche Gelfant's great significant other gathers jointly lucid essays on significant writers and topics via the superior literary critics within the usa. half 1 is constituted of articles on tales that percentage a specific subject matter, similar to "Working category tales" or "Gay and Lesbian tales.

The Haunted Life: and Other Writings

1944 was once a stricken and momentous yr for Jack Kerouac. In March, his shut good friend and literary confidant, Sebastian Sampas, misplaced his lifestyles at the Anzio beachhead whereas serving as a US military medic. That spring—still reeling with grief over Sebastian—Kerouac solidified his friendships with Lucien Carr, William Burroughs, and Allen Ginsberg, offsetting the lack of Sampas through immersing himself in New York's blossoming mid-century bohemia.

Extra resources for Cuentos Completos (PENGUIN CLÁSICOS)

Show sample text content

Póngale un fondo nuevo, y también una parte de l. a. tapa y uno de los tablones del costado izquierdo, y lo encontrará tan confortable como cualquier receptáculo de su especie que haya usted probado. No tiene que darme las gracias... , no se moleste; ha sido usted tan atento conmigo que, antes de parecer desagradecido, le daría todo cuanto poseo. Este sudario, en su estilo, está bastante bien; si usted lo quiere... �No? Muy bien, como guste; solo deseaba ser generoso con usted, porque yo no tengo nada de mezquino. Adiós, amigo mío, debo marcharme ya. Tal vez tenga que recorrer un largo camino esta noche, aún no lo sé. Solo tengo muy clara una cosa, y es que estoy dispuesto a emigrar y que jamás volveré a dormir en ese abominable y delirante cementerio. Viajaré hasta que encuentre un sitio respetable, aunque tenga que ir a buscarlo a brand new Jersey. Todos mis compañeros se van. Se decidió así anoche, en cónclave público, y en cuanto salga el sol no va a quedar ni un solo hueso en nuestra vieja morada. Cementerios así pueden parecerles bien a quienes nos sobreviven, pero no a los restos que tienen el honor de hacer estas observaciones. Mi opinión es l. a. opinión normal. Si lo duda usted, vaya y compruebe cómo los espectros lo han dejado todo antes de partir. Casi arman un disturbio manifestando su descontento... �Hola! Ahí están algunos de los Bledsoe, y si no le importa ayudarme a levantar esta lápida, me uniré a ellos para emprender juntos el camino; estos Bledsoe fueron una familia de alta alcurnia, y hace cincuenta años, cuando yo paseaba por estas calles a l. a. luz del día, solían viajar siempre en coche de seis caballos y todas esas cosas. Adiós, amigo. Y con su lápida al hombro, se unió a l. a. macabra procesión arrastrando tras de sí su maltrecho ataúd, pues, a pesar de que insistió muy seriamente para que lo aceptara, rechacé enérgicamente su ofrecimiento. Calculo que durante unas dos horas aquellos tristes despojos estuvieron desfilando ante mí con su traqueteo de huesos y cargados con sus destartalados pertrechos, y durante todo aquel tiempo estuve compadeciéndome de ellos. Uno o dos de los más jóvenes y menos desvencijados trató de informarse acerca del ferrocarril y los trenes nocturnos, pero el resto parecía desconocer aquel medio de locomoción y se limitaba a preguntar por las carreteras públicas que conducían a distintos pueblos y ciudades, algunos de los cuales no están ya en el mapa y desaparecieron de los angeles faz de l. a. tierra hará al menos treinta años, y otros que ni siquiera llegaron a existir jamás, salvo en los mapas particulares de las agencias con terrenos en propiedad. Y también preguntaban acerca del estado de los cementerios en esos pueblos y ciudades, y sobre los angeles reputación de sus habitantes con respecto a los angeles reverencia que tributaban a sus muertos. Todo aquel asunto despertó en mí un profundo interés, así como una gran compasión hacia aquellos seres sin hogar. Y como todo parecía tan actual, y yo no sabía que solo se trataba de un sueño, le mencioné a uno de los amortajados caminantes mi intención de publicar un relato acerca de este extraño y penoso éxodo, pero también le dije que no podría describirlo ajustándome totalmente a l. a. verdad, tal como estaba ocurriendo, sin parecer que estaba frivolizando con un asunto tan grave y mostrando una irreverencia hacia los muertos que podría causar gran malestar y aflicción entre los amigos que les sobrevivían.

Rated 4.30 of 5 – based on 16 votes